martes, 21 de septiembre de 2010

Blow into this: La pérdida de la elegancia al inhalar

Entró suavemente, pidiendo permiso a las rutinas asegurándoles que no las iba a molestar, prometiendo intensidad pero sin quebrar los delicados hilos que unen las tareas, sentimientos y vínculos.

Así empezaron, tomando un gramito cada dos o tres días, o el de fin de semana y después fueron un par de saques, unos tiritos libres o quizás alguna esnifada por cada comida (como lavándose los dientes).

Los baños promiscuos del cuerpo, donde antes se franeleaba o se sobaba ahora son promiscuos; sólo de nariz y las fiesta suceden alrededor de la mesa donde el puntero lo está picando.

Las “flaquitas” ya no te miran a los ojos para embrujarte el alma, sino que observan ansiosamente tus manos que salen del bolsillo.  No te guiñan el ojo, te hacen una seña con la nariz. sniff

El empezó tomando para trabajar más o mejor, para ser más eficaz o más creativo y  hoy sólo trabaja para tomar. En el recital, casi  ni escucha a la banda, ni le mira el culo a las nenas, busca un diler que no se la corte demasiado.

No se llama al amigo para ver cómo está, sino para ver si sabe de algo. Se pone a hablar como un epiléptico, como un tarado. Se chorrea en tu  anécdota y te llena las orejas de esa basura sin música. Y al otro día u otra vez, lo mismo. sniff

Rígido, se queda cuando debe irse, y no mantiene su olor a tigre, a dolares recien salidos del cajero. 
No hay música, ni fiesta, ni sexo, ni amor, hay esa horrible sensación en la garganta, en la nariz en el cerebro. (Maldición, qué hermoso día). Algún plan debe haber, alguna siniestra combinación entre traficantes, movimientos de las estrellas, policías e intenciones que avanzan desde el futuro para que esa deliciosa peste se haya apoderado de tu nariz. Ni por moral, ni por miedo, ni por salud. Por pura elegancia, dejaremos de jugar nuestras pichanguitas mañaneras y de sacar tiros libres por las noches. Ya sabes, no llames para invitarme. ¿O  quizás si?

Bonustrack:
Fuente de inhalación; pelicula Blow musicalizado  por la banda Rolling Stones "Can't You Hear Me Knocking."  Disfruten:

1 comentario:

  1. coooooocaaaine (8)
    all arouuuuund myyyyy braaaain (8)

    ResponderEliminar